Técnica B-Lynch de compresión uterina en hemorragias pos cesárea.

Jorge Alejandro Pazmiño Medina; Manuel Francisco Valarezo Lainez; Hugo Antonio Luna Rodríguez; Cruz Marisol Zerna

Universidad de Guayaquil, Facultad de Ciencias Médicas, Carrera de Medicina y Obstetricia, Universidad de Guayaquil, Ecuador , Universidad de Guayaquil, Facultad de Ciencias Médicas, Carrera de Medicina y Obstetricia, Universidad de Guayaquil, Ecuador , Universidad de Guayaquil, Facultad de Ciencias Médicas, Carrera de Medicina y Obstetricia, Universidad de Guayaquil, Ecuador , Universidad de Guayaquil, Facultad de Ciencias Médicas, Carrera de Medicina y Obstetricia, Universidad de Guayaquil, Ecuador



Resumen

El objetivo de la presente investigación fue describir teóricamente, la importancia de la técnica de sutura B-Lynch de compresión uterina, exponiendo los principales resultados obtenidos en los artículos seleccionados, aplicando la metodología de la revisión bibliográfica. Los principales resultados de la investigación evidenciaron que, los principales factores de riesgo de hemorragia postparto, estuvieron representados por la preeclampsia, multiparidad y parto de primegestas añosas mayores de 35 años de edad; otro de los eventos en que los estudios revisados coincidieron, fue el de la necesidad de histerectomía a algunas pacientes, que se situó desde 8,3% en los casos de menor incidencia, a 40% en las investigaciones donde hubo mayor prevalencia de esta intervención quirúrgica, que fue indispensable para evitar que la hemorragia pueda ocaisonar mortalidad materna, es decir, cuando la sutura no pudo detener el sangrado postparto; mientras que las causas principales para la aplicación de este método, fueron la atonía uterina, shock hemorrágico y coagulopatía de consumo. En conclusión, la aplicación de la técnica de sutura B-Lynch de compresión uterina, demostró en la mayoría de los estudios referentes seleccionados, su eficacia en el enfrentamiento de la hemorragia uterina, evitando la mortalidad materna en todos los casos.

Received: 2019 July 24; Accepted: 2019 November 26

5736. 2020 ; 4(1)

Keywords: Palabras clave Técnica B-Lynch, compresión uterina, hemorragia pos-cesárea.
Keywords: Keywords B-Lynch technique, uterine compression, post-cesarean hemorrhage.

INTRODUCCIÓN

La hemorragia pos-parto y post-cesárea, es una de las tres principales causas de mortalidad materna a nivel global, su incidencia se sitúa en 2% aproximadamente (Hernández, Ruiz, Rodríguez, Cepero, & Monzón, 2017).

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en coordinación con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), publicaron un artículo donde expusieron algunas iniciativas para la disminución de la tasa de mortalidad materna, por lo que buscaron estrategias de actuación para minimizar el riesgo de de muerte, sobre todo en los casos de hemorragias en los países de las Américas, donde fue reportado que una de cada cinco defunciones maternas, eran causadas por hemorragias posterior al parto, una tasa muy elevada a consideración de los expertos (Organización Mundial de la Salud y Organización Panamericana de la Salud, 2015).

La preocupación por las graves consecuencias que ha generado la hemorragia posparto, también se hace presente en el Ecuador, debido a que a nivel nacional, esta problemática representa la segunda causa de mayor impacto en la tasa de mortalidad materna en este país, a pesar que existen diversos mecanismos para minimizar esta incidencia, de acuerdo a los estudios que forman parte de la literatura internacional (Ministerio de Salud Pública, 2016).

Precisamente, la técnica B-Lynch, que lleva el apellido de su creador, Cristopher B-Lynch, quien la publicó en el año 1997 y desde aquel entonces, se ha transformado en una alternativa para luchar contra el riesgo de mortalidad materna, a través de una sutura que se realiza por medio de una comprensión vertical continua, que se ejecuta sobre el sistema vascular uterino (Scasso, y otros, 2015).

En un artículo publicado en Caracas, Venezuela, se dio a conocer tres casos donde se utilizó el procedimiento ejecutado para la sutura de B Lynch, técnica con la cual se pudo controlar oportunamente la hemorragia posparto. Uno de estos casos, se trató de un paciente en decúbito dorsal, en el cual se le llegó a cabo la histerotomía segmentaria, antes del rechazo de la vejiga, para minimizar complicaciones, mientras que en los casos de cesárea, se abrieron los puntos de la histerorrafia, luego del cual se efectuó la evacuación de coágulo existente en la cavidad uterina, despojando de estos residuos y minimizando el riesgo de mortalidad materna por esta causa (Angulo, Colina, Galiano, & Madail, 2016).

Es digno de destacar la importancia que tiene el estudio de la técnica B-Lynch de compresión uterina en el enfrentamiento de las hemorragias pos-cesáreas, porque todos los sistemas sanitarios del mundo entero y no solo a nivel nacional, están tratando de enfrentar las graves consecuencias que esta problemática tiene en la tasa de mortalidad materna.

Además, se debe añadir que, el Plan Nacional de Desarrollo Toda Una Vida, establece como una de las principales políticas del primer objetivo de desarrollo, la reducción de la tasa de mortalidad materna e infantil, como uno de los mecanismos que debe influir en el mejoramiento de la calidad de vida de la población nacional y en la potenciación del sistema de salud, justificándose el desarrollo del estudio de la técnica de sutura B-Lynch de compresión uterina (Secretaría Nacional para la Planificación del Desarrollo, 2017).

Con relación al estado del arte, se cita los siguientes artículos que destacan la importancia de la aplicación de esta técnica, como se presenta seguido:

El estudio elaborado por Villar, González, Arones y González (2017), tuvo como objetivo de revisar la eficacia de la técnica descrita por B-Lynch en 8 casos de hemorragia posparto precoz secundaria a atonía uterina refractarios al tratamiento médico convencional. Los resultados indicaron que la técnica conforma un procedimiento eficaz, con uuna morbilidad relatavamente baja para controla la hemorragia posparto antes de considerar la histeroctomia, evita las complicaciones y dificultades de otros tratamientos, se trata por tanto de un procedimiento quirúrgico que respeta la anatomía uterina y facilita la recuperación rápida y fácil del paciente.

El trabajo realizado por Guzmán, Narváez, Lattus, Seguel y Lizana (2017) tuvo como objetivo determinar la efectividad de la sutura de B-Lynch como manejo quirúrgico conservador de hemorragia postparto. Mediante el estudio retrospectivo observacional, a través de revisión de fichas clínicas de pacientes sometidas a técnica B-Lynch entre enero de 2013 y diciembre de 2016, en 48 pacientes, la población evidenció que la efectividad de la sutura de B-Lynch como técnica única o asociada a ligadura arterias uterinas o hipogástricas fue de 91,7%. Requirieron reintervención 8,3%, no se reportaron muertes fetales ni maternas y se obtuvo sólo un recién nacido con Apgar inferior a 7 a los 5 minutos. La sutura de B-Lynch es una técnica segura, de rápido acceso y con Buenos resultados, por lo que recomendamos su uso en la HPP por inercia uterina que no responde a manejo médico y con deseos de preservación uterina.

MATERIALES Y MÉTODOS

El artículo que tiene como objetivo la descripción de la técnica de -Lynch de compresión uterina y su aporte en el nfrentamiento de la hemorragia pos cesárea, tiene su base fundamental en la revisión bibliográfica de ciertas publicaciones nacionales e internacionales que fueron seleccionados con base en la búsqueda en revistas y espacios cibernéticos científicos prestigiosas como Scielo, Elsevier, entre los más relevantes.

Para el efecto, la metodología de la revisión bibliográfica indicada en el párrafo anterior, se fundamentó en el material seleccionado y se puede apreciar en la tabla siguiente, donde se exponen los autores, el método utilizado, el país en el que se llevó a cabo y los factores o pruebas que formaron parte del tema de estos estudios referenciales.

Tabla No. 1.

Artículos seleccionados de la revisión bibliográfica



Alternate Text: Tabla No. 1 Artículos seleccionados de la revisión bibliográfica.
<alternatives>
Autores Método País Factores o pruebas
Winograd, Raúl (2017) Bibliográfico, Documental Argentina Manejo de la Hemorragia Obstétrica Crítica
Izaguirre, Fernández, Irías, Bustillo (2016) Estudio retrospectivo, bibliográfico Honduras Sutura B-Lynch modificada como profilaxis en pacientes con riesgo para hemorragia posparto
Flores y García Revisón documental y descriptivo México Uso de suturas de compresión uterina para el tratamiento de la hemorragia obstétrica
Malvino, Guillermo, Martínez, Firpo, Lowenstein (2019) Estudio retrospectivo, documental y descriptivo España Resultados en relación con la prevención y el tratamiento actual de las hemorragias obstétricas graves secundarias a atonías uterinas y acretismos placentarios
Engels, Tijero, San Frutos, Botija Izquierdo y Bajo (2017) Estudio de caso de hemorragia puerperal España Manejo de la hemorragia puerperal masiva por atonía uterina con desvascularización progresiva del útero, B-Lynch modificado y antitrombina III
Ramírez, Alfredo; Solís, Hernando; García, Paola; Ramírez, Juan y Sánchez, Elvis (2015) Descriptivo y documental México Modificación a la técnica de sutura compresiva B-Lynch en atonía uterina
Moreno, Armando; Posadas, Alejandro; Martínez, Leidy y Celis, Cuauhtémoc (2018) Prospectivo y observacional México Sutura compresiva de Hayman: experiencia de cuatro años
Intriago, Valencia; Jamil, Alexander (2018) Retrospectivo, transversal, descriptivo, observacional indirecto Ecuador Efectividad de la técnica de B lynch en el manejo de la hemorragia posparto por atonia uterina durante la cesárea
Palomo (2014) Retrospectiva, transversal y descriptiva Guatemala Incidencia de la hemorragia postparto por atonia uterina
Blanco, Marta; Gómez, Enery; Manosalvas, Paulina; Izquierdo, Alexandra; Aznárez, María; Puente, José y Hernández, José (2008) Retrospectivo descriptivo España Técnica de B-Lynch en el control de la hemorragia posparto
</alternatives>
  —Elaboracion propia..

Una vez que se ha seleccionado los artículos publicados en los últimos años, que forman parte de la revisión bibliográfica y análisis del presente estudio, se establecen los principales resultados de cada uno y su asociación con el estudio actual, en la siguiente sección inherente a los resultados, donde se expondrán los mismos en una tabla al final del apartado.

RESULTADOS

Como parte de los resultados obtenidos en la presente investigación, se ha detallado los hallazgos encontrados en los artículos de la revisión bibliográfica, para indicar al final la importancia de la -Lynch de compresión uterina y cómo su aplicación incidió para que se minimice el riesgo de mortalidad materna, en cada caso.

Los resultados del primer estudio tomado como evidencia, utilizó la revisión de fichas clínicas de pacientes a quienes les fue aplicada la técnica de B-Lynch en el periodo de 2013 al 2016, cuya delimitación espacial fue el Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Dr. Luis Tisné Brousse, observándose que en un total de 48 pacientes se mostró la efectividad de la sutura de B-Lynch como técnica única o asociada a ligadura arterias uterinas en el 91,7% de los casos, de los cuales el restante requirió la reintervención (8,3%), los principales resultados indicaron que en ninguno de los casos mencionados, se reportó muertes fetales ni maternas, sin embargo, uno de los productos presentó un iindice de 7 en Agar a los 5 minutos posterior al parto. (Guzmán, Narváez, Lattus, Seguel, & Lizana, 2017).

Otro de los estudios fue un estudio de caso que presentó hemorragia posparto por atonía uterina, donde se procedió utilizando una doble sutura compresiva tipo B-Lynch, con catgut crómico Nº 1, no se contuvo el sangrado, motivo por el cual se utilizaron dos suturaciones. El estudio fue realizado a un total de 247 mujeres, de los cuales 115 pertenecieron al grupo de carbetocina (46,6%) y 132 en el de oxitocina (53,4%), con el caso que se demostró una modificación a la técnica de B-Lynch, que surge como consecuencia de una adaptación a los materiales de sutura, con el uso de catgut Nº 2 se obtuvo mayor presión, por lo que el uso de catgut Nº 2 hizo necesario adicionar puntos que logren la hemostasia. (Gamarra & Sánchez, 2014).

En la revisión de las historias clinícas de múltples casos en las se aplicó sutura B-Lynch modificada de forma profiláctica, en 15 pacientes con cesárea, quienes fueron clasifiicadas con alto riesgo de complicaciones de hemorragia por hipotonía uterina, en dos hospitales de la Secretaria de Salud de Honduras, posteriores a la aplicación de la técnica, no se presentaron complicaciones asociadas ni mortalidad materna. Los resultasdos evidenciaron que la técnica de B-Lynch demostró eficacia en la ausencia de complicaciones posparto conformando una herramienta de fácil acceso para disminuir la morbimortalidad materna, que permitieran reducir los gastos por atención sanitaria y mortalidad materna. (Izaguirre, Fernandez, & Irias, 2016).

En el siguiente estudio se indicó que la realización de una sutura de compresión en hemorragia secundaria, puede realizarse en toda circunstancia que represente peligro de sangrado y para el control del sangrado uterino, debido a que es relativamente sencilla, segura, y tiene la capacidad conservar la fertilidad reproductiva; existen posibilidades de necesidad de intervenciones más radicales. Otro de los resultados indicaron que no existen diferencias en fallas entre la sutura de B-Lynch, las modificaciones de la sutura con técnicas de compresión uterina. Además se indicó que los factores de riesgo para la falla en la colocación de las suturas de compresión incluyen a mayores de 35 años, multiparidad, parto vaginal, ocurrencia de la emergencia entre 2-6 horas. (Flores & García, 2014).

El estudio efectuado sobre 143 gestantes con atonías uterinas y acretismos placentarios con 49% y 51% respectivamente, desde 1991 hasta 2008 de la División de Cuidados Intensivos. El 38% de casos, presentó shock hemorrágico y el 32% sufrió de coagulopatía de consumo. De estas, en 66 gestantes se recurrió a la histerectomía para control de hemorragia masiva. Luego del 2002, se procedió a la aplicación de nuevas técnicas quirúrgicas, suturas de aposición y compresión uterina. Con la aplicación de mejoras en las técnicas quirúrgicas y la embolización endovascular, se disminuyó de forma significativa la realización de histerectomías, menores casos de postoperatoria y supervivencia materna óptima (Malvino, Eissele, & Martínez, 2016).

Otro de los estudios revisado, fue el caso de hemorragia puerperal masiva por atonía uterina posterior a cesárea urgente, el cual tuvo fracaso del tratamiento médico, antes de la alternativa quirúrgica de histerectomía, se realizó la desvascularización progresiva del útero, luego se procedió a la coartación de la cavidad uterina con la técnica B-Lynch, donde se comprobó su alta efectividad frente a otras opciones quirúrgicas, a esta se añadió al tratamiento el empleo de antitrombina III, con dicha ejecución y recuperación favorable, se demostró que la técnica de B-Lynch modificada conforma una alternativa eficaz para tratar la atonía uterina evitando complicaciones y medidas más severas como la histerectomia total (Engels, Tijero, San Frutos, Izquierdo, & Bajo, 2018).

Los resultados que presenta el articulo de la modificación a la técnica de sutura compresiva B-Lynch en atonia uterina, se consideró a 23 pacientes que presentaron hemorragia uterina resistencia a uterotónicos, cuyas edades oscilaron entre 16 a 39 años de edad, donde el 90% de los pacientes fueron salvaguardados en la fertilidad, ya que el sangrado pudo ser controlado, mientras que el 10% restante empleó la sutura compresiva del útero, lo que permitió preserverar el útero. Si bien es cierto, en 2 afectadas las medidas de sultura compresiva tuvo resultados negativos, por lo que, se empleó la histerectomía obstétrica, por otro lado, las 23 embarazadas se aplicó la sutura durante la cesárea, sin embargo 9 pacientes cesareadas fueron trasladadas al área de urgencia por indicación obstétrica, ya que presentaron pérdida de sangre entre 900 a 2500 cc (Ramírez, Solís, García, & Ramírez, 2015).

Otro caso, que trata sobre la efectividad de la técnica de B-lynch en el manejo de la hemorragia posparto, se obtuvo mediante una muestra de 277 mujeres, aunque solo en 122 embarazadas se empleó la técnica de B-Lynch, destacándose la frecuencia de la afectación en las menores de edad, ya que, las opciones terapéuticas no evitan el sangrado, por otro lado, las hemorragias se presentan en progenitoras multíparas, con relación a la técnica B-Lynch, se obtuvo que el 95.1% de las pacientes dió positivo, sobre la aplicación de otros métodos, en seis casos se realizó la histerectomía, en cuanto a la estadia hospitalaria se dedujo que más del 50% de las pacientes permanecieron tres dias encamadas (Intriago & Jamil, 2018).

Prosiguiendo con los casos de estudios clínicos sobre la técnica de B-Lynch en el control de la hemorragia posparto, se evidenció que durante el año 2004 a 2006, la técnica de B-Lynch fue aplicado a seis pacientes con edades de 27 a 37 años con 36 a 41 semanas de gestación, por lo que, se empleó masajes uterinos para evitar las hemorragias, sin embargo, estos no dieron resultados positivos por lo que, realizó la técnica de sutura compresiva, por lo que, también se evidenció que durante el puerperio inmediato hubo hemorragia de la cicatriz de laparotomía. Por otro lado, se presentó en una paciente hemorragia abundante por lo que se aplicó reanimación, revisión de la cavidad abdominal y la técnica de B-Lynch, dando resultados negativos, lo que generó que, por último, se realizara una sutura por coagulación intravascular, politransfusiones y finalmente embolización de las arterias uterinas con éxito (Blanco, y otros, 2008).

En la siguiente tabla se presentan los resultados comparados de los estudios seleccionados en esta revisión.

Tabla No. 2. Resultados de los artículos seleccionados de la revisión bibliográfica.

Tabla No.

2 Resultados de los artículos seleccionados de la revisión bibliográfica



Alternate Text: Tabla No 2 Resultados de los artículos seleccionados de la revisión bibliográfica.
<alternatives>
Autores Factores o pruebas Resultados
Izaguirre, Fernández, Irías, Bustillo (2016) Sutura B-Lynch modificada como profilaxis en pacientes con riesgo para hemorragia posparto 60% de pacientes a quienes se aplicó la sutura modificada como profilaxis en pacientes con riesgo para hemorragia posparto 40% de pacientes a quienes se le aplicó un uterotónico La hemoglobina se mantuvo en rangos de 10 a 16.3 y 8.8 a 12,9 después del procedimiento quirúrgico
Flores y García Uso de suturas de compresión uterina para el tratamiento de la hemorragia obstétrica Uso de suturas de compresión uterina para el tratamiento de la hemorragia obstétrica, que obligaron solamente a 8,3% de histerectomía. Los factores de tiresgo fueron la multiparidad, parto de primegestas añosas, diferencia de 2 a 6 horas entre la hora del evento obstétrico y la colocación de sutua de compresión
Malvino, Guillermo, Martínez, Firpo, Lowenstein (2019) Resultados en relación con la prevención y el tratamiento actual de las hemorragias obstétricas graves secundarias a atonías uterinas y acretismos placentarios 38,4% de shock hemorrágico 32,8% coagulopatía de consumo 40% de casos se recurrió a histerectomía Suturas de aposición y compresión uterina n = 18 Ligaduras regladas n = 15 Reconstrucciones uterinas en los percretismos n = 17 Todas las 143 puérperas sobrevivieron sin secuelas
Engels, Tijero, San Frutos, Botija Izquierdo y Bajo (2017) Manejo de la hemorragia puerperal masiva por atonía uterina con desvascularización progresiva del útero, B-Lynch modificado y antitrombina III Uso de antitrombina III, con dosis de carga de 3000 U i.v. (equivalente a 40 U/kg), seguida de una dosis de mantenimiento de 500 U/6 h, de las cuales sólo precisó 3 dosis 2 de los 5 casos descritos consiguieron alumbrar recién nacidos sanos a término en ulteriores gestaciones
Ramírez, Alfredo; Solís, Hernando; García, Paola; Ramírez, Juan y Sánchez, Elvis (2015) Modificación a la técnica de sutura compresiva B-Lynch en atonía uterina En 19 pacientes (90%) el sangrado se detuvo y pudo cumplirse con el objetivo de preservar la fertilidad En 2 pacientes en las que fallaron las medidas de la sutura compresiva se requirió histerectomía obstétrica 15 de las pacientes eran primíparas, 5 cursaban el segundo embarazo y 3 eran multíparas. A 23 pacientes se les colocó la sutura al momento de la cesárea, 9 de las cesáreas efectuadas fueron de urgencia por indicación obstétrica. La pérdida estimada de sangre durante todos los procedimientos fue de entre 900 y 2500 cc, no hubo muertes maternas.
Intriago, Valencia; Jamil, Alexander (2018) Efectividad de la técnica de B lynch en el manejo de la hemorragia posparto por atonia uterina durante la cesárea La sutura compresiva de B Lynch es una técnica quirúrgica de uso frecuente (44%) en los casos de atonía uterina en el Hospital Alfredo Paulson La preeclampsia se encontró en 50% de los pacientes con hemorragia posparto siendo el factor de riesgo más común La efectividad de la sutura de B-Lynch como técnica única o asociada a ligadura arterias uterinas o hipogástricas fue de 91,7%,
Blanco, Marta; Gómez, Enery; Manosalvas, Paulina; Izquierdo, Alexandra; Aznárez, María; Puente, José y Hernández, José (2008) Técnica de B-Lynch en el control de la hemorragia posparto En todos los casos en los que se aplicó se consiguió resolver el problema hemorrágico preservando la integridad uterina. En 5 de los 6 casos se consiguió únicamente con esa técnica, mientras que en un caso se necesitó realizar una embolización selectiva de las arterias uterinas.
</alternatives>
  —Elaboracion propia.

Fuente: Elaboracion propia

DISCUSIÓN

De los estudios realizados se pudo observar que, los principales factores de riesgo de hemorragia postparto, estuvieron representados por la preeclampsia, multiparidad y parto de primegestas añosas mayores de 35 años de edad, evento que está asociado a la literatura teórica, porque algunos de estos factores fueron destacados en los estudios de (Sosa, Althabe, & Belizán, 2009) y (Álvarez, García, & Rubio, 2015).

Otro de los eventos en que los estudios revisados coincidieron, fue el de la necesidad de histerectomía a algunas pacientes, que el 8,3% de los casos de menor incidencia, a 40% en las investigaciones donde hubo mayor prevalencia de esta intervención quirúrgica, que fue indispensable para evitar que la hemorragia pueda ocaisonar mortalidad materna, es decir, cuando la sutura no pudo detener el sangrado postparto (Malvino, Eissele, & Martínez, 2016) y (Flores & García, 2014).

En uno de los estudios, no fue necesaria la aplicación de la histerectomía, sino más bien se aplicó en uno de seis casos, una embolización selectiva de las arterias uterinas, con la cual pudo enfrentarse adecuadamente el sangrado (Blanco, y otros, 2008). Mientras que una de las causas principales para la aplicación de la sutura de B-Lynch de compresión uterina (Intriago & Jamil, 2018), fue precisamente la atonía uterina, 38,4% de shock hemorrágico y 32,8% coagulopatía de consumo (Malvino, Eissele, & Martínez, 2016).

En consecuencia, el principal resultado obtenido es que, la aplicación de la técnica de sutura B-Lynch de compresión uterina, demostró en la mayoría de los estudios referentes seleccionados, su eficacia en el enfrentamiento de la hemorragia uterina, evitando la mortalidad materna en todos los casos.

CONCLUSIONES

La revisión bibliográfica empleada en el presente artículo, fue decisiva para cumplir con la identificación de la importancia de la técnica de sutura B-Lynch de compresión uterina, porque los resultados evidenciaron que, cuando se aplicó este método obstétrico a las mujeres que atravesaron parto por cesárea, se pudo evitar la hemnorragia post cesárea y por consiguiente, no hubo ninguna defunción materna, a pesar que en un porcentaje que osciló entre el 8% al 40%, fue necesaria la intervención quirúrgica de la histerectomía para asegurar la eliminación del sangrado en la puérpera.

De esta manera, se pudo demostrar la eficacia de la técnca de sutura B-Lynch de compresión uterina e identificar el por qué es el método utilizado con mayor frecuencia por los obstetras para luchar contra la hemorragia postparto y para cumplir con la política estatal en materia de salud, de minimizar la tasa de defunciones maternas a nivel local y nacional.


Referencias Bibliográficas
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
18.

Refbacks

  • There are currently no refbacks.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.